Las huelgas: solucionan los problemas?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las huelgas: solucionan los problemas?

Mensaje  Rosa Elizabeth Amachi Agu el Miér Mayo 14, 2008 1:19 am

En los últimos años las huelgas en nuestro país van en aumento y en lugar de solucionar los grandes problemas sociales lo agudizan más por mlo que considero que debe analizarse. si con las huelgas se solucionan los problemas sociales o es que debemos buscar otras alternativas de protesta.

Rosa Elizabeth Amachi Agu

Cantidad de envíos : 2
Fecha de inscripción : 30/04/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

TIPO DE HUELGA

Mensaje  MARCIAL RUELAS FLORES el Sáb Mayo 17, 2008 7:13 pm

HACE DIAS SE LLEVÓ A CABO UNA PARALIZACION EN NUESTRA CIUDAD, COMENZANDO DISCRIMINAR, QUIENES FUIMOS LOS MAYORES PERJUDICADOS, EN TERMINOS GENERALES CONSIDERO QUE LA POBLACION EN GENERAL SOBRE TODO LA QUE SE DEDICA AL COMERCIO Y PROFESIONLES INDEPENDIENTES QUIENES TIENEN QUE LABORAR DIARIAMENTE PARA EL SOSTENIMIENTO DE SUS HOGARES. ALGUNOS DICEN QUE CON LAS MOVILIZACIONES, LOS PAROS Y LAS HUELGAS SE LLAMA LA ATENCIÓN DEL GOBIERNO EN ESPECIAL Y CON ELLO SE BUSCAN SOLUCIONES. ES LAMENTABLE QUE EN EL PRESENTE SIGLO AÚN EXISTA ESTA FORMA DE PROTESTA PERO NO POR RESPONSABILIDAD DE LAS PERSONAS SINO POR CULPA DE QUIENES TIENEN EN SUS MANOS LA SOLUCION DE LOS CONFLICTOS SOCIALES Y QUE CONLLEVAN LA DESESPERACION DE LOS AFECTADOS QUE ASOPTAN ESTE TIPO DE MEDIDAS AÚN EN SU PROPIO PERJUICIO.

MARCIAL RUELAS FLORES

Cantidad de envíos : 23
Edad : 52
Fecha de inscripción : 29/04/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La huelga es el úlmito recurso

Mensaje  psfernando el Mar Mayo 20, 2008 9:07 pm


Permítanme comentar con la siguiente comparación.

Un niño, busca la atención del padre y éste por trabajo no puede atenderlo. Pasa el tiempo y el niño vuelve a buscar al padre y éste está cansado y lo deja para mañana.
El niño insiste pero ahora muestra agresividad en su tono de voz, el padre se enoja también, vocifera que el está “criando” hijos respetuosos y no mocosos malcriados.
El niño se calla pero con frustración, el padre lo lleva por su verborrea de doble moral y no oye a su hijo. En otros casos le compra juguetes y otros, pero no es lo que necesita como “hijo”.
Así sucesivamente, hasta que es adolescente. Entonces es un problema, un rebelde, un incomprendido, un frustrado, un criminal en potencia, etc.
Entonces se dice el padre: es igual a su madre, los amigos lo corrompen, la tv tiene la culpa, no parece mi hijo… Ya no eres mi hijo!

La huelga se justifica para mí en esa necesidad de querer ser atendido.

Uno pide ser atendido y lo “pelotean” de una lado para el otro. Mientras tanto el hambre cobra más victimas, el enfermo se muere en la sala de espera del pabellón de emergencias, te crecen raíces por colas de espera y la bilis se nos pudre si viene un “vivazo y se salta la cola o se acerca a su “compinche” y este lo deja pasar.

La “burrocracia” (que me disculpe marianito) es largo mediador entre lo que por derecho nos corresponde y la antojadiza voluntad partidaria del gobierno, de dar al pueblo lo que le es indispensable. Es como decir: “deja que salgan a las calles nomás, no pasa nada. Solo que no paren mis gallinas de los huevos de oro, que me siguan
dando mis regalías, por que si los huegistas la para, pucha, hay si me enojo”.

Y como hemos asimilado muy bien eso de “divide y reinaras”, que el sistema actual promueve y le conviene, apelando a la falacia de la necesidad o en el pensamiento de que hay que trabajar más”, mientras otros lloran sus quejas necesitadas de atención, otros insolidarios y oportunistas: abren sus negocios, hacen más los taxis, suben los precios… A río revuelto…

Pero es cierto, aún hay fantoches caudillos forjándose en estas gestas de un pueblo en necesidad, suculentas oportunidades.

Entonces la masa apela a su recurso primitivo, la violencia. Como el adolescente rebelde se deja llevar por sus impulsos y el padre observa desde el rechazo polarizado, desde insignificantes hasta terroristas.

La solución en una educación y más educación con calidad humana. Sencillo y complejo a la vez. Dialéctico.

Ps. Fernando Apaza Charca
Permítanme comentar con la siguiente comparación.

Un niño, busca la atención del padre y éste por trabajo no puede atenderlo. Pasa el tiempo y el niño vuelve a buscar al padre y éste está cansado y lo deja para mañana.
El niño insiste pero ahora muestra agresividad en su tono de voz, el padre se enoja también, vocifera que el está “criando” hijos respetuosos y no mocosos malcriados.
El niño se calla pero con frustración, el padre lo lleva por su verborrea de doble moral y no oye a su hijo. En otros casos le compra juguetes y otros, pero no es lo que necesita como “hijo”.
Así sucesivamente, hasta que es adolescente. Entonces es un problema, un rebelde, un incomprendido, un frustrado, un criminal en potencia, etc.
Entonces se dice el padre: es igual a su madre, los amigos lo corrompen, la tv tiene la culpa, no parece mi hijo… Ya no eres mi hijo!

La huelga se justifica para mí en esa necesidad de querer ser atendido.

Uno pide ser atendido y lo “pelotean” de una lado para el otro. Mientras tanto el hambre cobra más victimas, el enfermo se muere en la sala de espera del pabellón de emergencias, te crecen raíces por colas de espera y la bilis se nos pudre si viene un “vivazo y se salta la cola o se acerca a su “compinche” y este lo deja pasar.

La “burrocracia” (que me disculpe marianito) es largo mediador entre lo que por derecho nos corresponde y la antojadiza voluntad partidaria del gobierno, de dar al pueblo lo que le es indispensable. Es como decir: “deja que salgan a las calles nomás, no pasa nada. Solo que no paren mis gallinas de los huevos de oro, que me siguan
dando mis regalías, por que si los huegistas la para, pucha, hay si me enojo”.

Y como hemos asimilado muy bien eso de “divide y reinaras”, que el sistema actual promueve y le conviene, apelando a la falacia de la necesidad o en el pensamiento de que hay que trabajar más”, mientras otros lloran sus quejas necesitadas de atención, otros insolidarios y oportunistas: abren sus negocios, hacen más los taxis, suben los precios… A río revuelto…

Pero es cierto, aún hay fantoches caudillos forjándose en estas gestas de un pueblo en necesidad, suculentas oportunidades.

Entonces la masa apela a su recurso primitivo, la violencia. Como el adolescente rebelde se deja llevar por sus impulsos y el padre observa desde el rechazo polarizado, desde insignificantes hasta terroristas.

La solución en una educación y más educación con calidad humana. Sencillo y complejo a la vez. Dialéctico.

Ps. Fernando Apaza Charca
Permítanme comentar con la siguiente comparación.

Un niño, busca la atención del padre y éste por trabajo no puede atenderlo. Pasa el tiempo y el niño vuelve a buscar al padre y éste está cansado y lo deja para mañana.
El niño insiste pero ahora muestra agresividad en su tono de voz, el padre se enoja también, vocifera que el está “criando” hijos respetuosos y no mocosos malcriados.
El niño se calla pero con frustración, el padre lo lleva por su verborrea de doble moral y no oye a su hijo. En otros casos le compra juguetes y otros, pero no es lo que necesita como “hijo”.
Así sucesivamente, hasta que es adolescente. Entonces es un problema, un rebelde, un incomprendido, un frustrado, un criminal en potencia, etc.
Entonces se dice el padre: es igual a su madre, los amigos lo corrompen, la tv tiene la culpa, no parece mi hijo… Ya no eres mi hijo!

La huelga se justifica para mí en esa necesidad de querer ser atendido.

Uno pide ser atendido y lo “pelotean” de una lado para el otro. Mientras tanto el hambre cobra más victimas, el enfermo se muere en la sala de espera del pabellón de emergencias, te crecen raíces por colas de espera y la bilis se nos pudre si viene un “vivazo y se salta la cola o se acerca a su “compinche” y este lo deja pasar.

La “burrocracia” (que me disculpe marianito) es largo mediador entre lo que por derecho nos corresponde y la antojadiza voluntad partidaria del gobierno, de dar al pueblo lo que le es indispensable. Es como decir: “deja que salgan a las calles nomás, no pasa nada. Solo que no paren mis gallinas de los huevos de oro, que me siguan
dando mis regalías, por que si los huegistas la para, pucha, hay si me enojo”.

Y como hemos asimilado muy bien eso de “divide y reinaras”, que el sistema actual promueve y le conviene, apelando a la falacia de la necesidad o en el pensamiento de que hay que trabajar más”, mientras otros lloran sus quejas necesitadas de atención, otros insolidarios y oportunistas: abren sus negocios, hacen más los taxis, suben los precios… A río revuelto…

Pero es cierto, aún hay fantoches caudillos forjándose en estas gestas de un pueblo en necesidad, suculentas oportunidades.

Entonces la masa apela a su recurso primitivo, la violencia. Como el adolescente rebelde se deja llevar por sus impulsos y el padre observa desde el rechazo polarizado, desde insignificantes hasta terroristas.

La solución en una educación y más educación con calidad humana. Sencillo y complejo a la vez. Dialéctico.

Ps. Fernando Apaza Charca

psfernando

Cantidad de envíos : 11
Fecha de inscripción : 19/05/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las huelgas: solucionan los problemas?

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.